sábado, 28 de agosto de 2010

PREGÓN FIESTAS

Como mucha gente me lo ha pedido cuelgo por estos lares mi pregón de fiestas.

Lleva ya varios días colgado también en la web del Villar. Enlace aquí: Pregón 2010 - Web Jesús Niño

Jamás olvidaré tan gratificante y redentora noche.

Gracias por todo.



Buenas noches a todos:



Estimados paisanos, en primer lugar desearía dar las gracias a nuestro alcalde Javier Parrilla y demás miembros de nuestro ayuntamiento que me han concedido el gran honor de ser pregonero en estas fiestas.

Cuando mi primo “el Bare” me comentó la idea de subirme hoy aquí, pensé: Prácticamente toda mi vida está ligada al pueblo, mí querido Villar de Domingo García, sería bonito compartir con todos mis paisanos y la gente que quiero mis recuerdos, mi percepción del presente, y por qué no, atreverme a vislumbrar algún retazo de futuro. Asique, a sabiendas del enorme respeto que me infundía estar aquí arriba acepté encantado.

Como os digo, la cantidad de extraordinarias experiencias vividas aquí en el Villar se agolparon en mi mente cuando empecé a escribir estos párrafos. Todas y cada una de sus calles, de sus parajes, de su bonito monte…producen en mi cuerpo y en mi mente un balsámico placer, el placer que produce tener la absoluta certeza de que te encuentras en el hogar, en el sitio donde están tus raíces, y aunque a veces la melancolía nos embargue al decirlo, el sitio donde queremos descansar para siempre.



Supongo, que cada uno de nosotros tenemos nuestros lugares predilectos. Cualquiera que me conozca un poco sabe que La Gancha es el mío y que allí se forjaron los años más felices de mi vida. No hay día que no recuerde algún pasaje o anécdota de los allí vividos durante cualquier verano, cuando salíamos a la calle ignorando el asfixiante calor estival y riéndonos de él.

Podíamos dirigirnos a cualquier sitio del pueblo, ¿Qué más daba?. Eran días de pantaloncillos cortos y pandillas de chicotes, que en bicicletejas de variopintos colores recorrían el lugar con pedaleo incansable, subían al puente grande, a la plaza, se deslizaban por el “scalextric” y por último se paraban en “La era de Constancio”, allí construíamos cabañas de ladrillo y maderas, que íbamos rapiñando de aquí y de allá.

El olor a espliego y a tomillo lo inundaba todo. Nada podía perturbar nuestra paz, todo eran vacaciones, amigos, abuelillas dándonos abrazos, besos y pellizcos de mofletes mientras nos preparan bocatas de nocilla o tortas de manteca con chocolate…..la más pura y absoluta de las felicidades dominaba mi cuerpo, la sentía fluir como una corriente eléctrica por cada rincón de mi ser.

Llegaba la noche, y la entonces tenue luz de las escasas farolas nos invitaba a jugar al escondite, al jarrillo de mear, y cuando había suerte (para mi eran las mejores noches) a contar historias de “miedo”, la del dedo del muerto, la del hombre enganchado en la cruz del cementerio…o contando las películas de terror que habíamos visto durante el invierno. La vuelta a casa de la abuela a través de la penumbra podía convertirse en un calvario, en una eterna travesía de monstruosas caras y seres deformes que podían ocultarse bajo los umbrales de las viejas casas, ¿pero qué más daba?, aquella sensación, ese mágico cosquilleo en el estomago me hacía sentir tan henchido de vida que creía reventar.

Al final ya en casa, mi madre que esperaba impaciente, decía en tono apacible, casi un susurro: “venga, a acostar hermoso que ya es hora”. Ya en la cama se acercaba y se despedía con un tímido beso y un cálido -hasta mañana-. Cuando se alejaba e iba a cerrar la puerta, yo pensaba: esa mujer no puede irse nunca, nunca podría dejarme, las madres son seres inmortales. Bendita inocencia.

Ya casi entre sueños hacia un breve repaso mental de las vivencias del día y esbozando una leve sonrisa pensaba: Mañana todavía puede ser mejor….

Y ya lo creo que lo era, pues muy lejos de olvidarme de aquellos tiempos, cada día los recuerdo con más fuerza. Cualquier día normal y corriente, poseía el encanto de transformarse en algo mágico, en una fiesta interminable para los sentidos.









Tan solo hacía falta que la abuela Angustias nos mandara al corral por la mañana: “hala hermosos, a ver si han puesto las gallinas”, para que allí el bueno de mi hermano, y mis queridos primos Jorge y Clara, inventáramos mil y un juegos, mientras, al lado, mi padre iba echando lumbre para “asar unas chuletejas” como el siempre decía, y el tío Juan nos ponía a punto los bicicletos cual mecánico de Ferrari, dentro, en la casa, se oyen risas, son mi madre y la tía Palmi haciendo las tareas del hogar y entretanto soltando chascarrillos sin tino, con un sentido del humor que no perdieron ni tan siquiera en los peores momentos de sus vidas.

Ya por la tarde como un cohete a quedar con Toni y vuelta a patearnos las calles del Villar, cuando ya nos cansábamos y nos bajábamos para la Gancha afinábamos el oído pues de repente sonaba una música que parecía surgir de las profundidades del averno, era el “Machaco” con su espectacular radio-casete que plantado sobre el poyete de la abuela “Conce” rugía con los últimos temas de Barón Rojo o de los Iron Maiden. A nosotros aquello ya nos empezaba a sonar a música celestial y nos quedábamos ahí embobados y simulando que tocábamos la guitarra o la batería como consagradas estrellas de rock.

Nuestro entonces parroco Don Juan dictó sentencia: ¡Este par necesita unas ostiejas!



En fín paisanos, los recuerdos son infinitos, si, pero no quiero ahogarme en ellos sino todo lo contrario y agradezco a la vida el habérmelos dado, pues soy plenamente consciente de que infinidad de niños no corrieron tan buena suerte como yo.

Como os dije al principio, lo que realmente importa es el presente, vivir cada momento como si fuera el último, adaptarse a las circunstancias por duras que sean y mirar siempre con paso decidido hacia adelante, y creo firmemente que nuestro Villar es el sitio indicado para hacerlo.

Cierto que aquí, he probado el amargo sabor de la derrota. A veces subo al cementerio con la moto y me quedo mirando la puerta un buen rato, al final no me atrevo a atravesarla, pues el dolor se clava en mi pecho como si fuesen mil espadas en llamas. Entonces me bajo para el lugar y es en esos momentos, cuando veo con total claridad la mayor razón por la cual amo tanto a este pueblo y a sus habitantes: No hay una sola vez que no me encuentre con un abuelo o abuela que me suelta un chascarrillo gracioso, o con un amigo que siempre tiene un abrazo y unas palabras de consuelo.

Aquí he podido comprobar, que cien veces que me golpeara contra el duro suelo, otras ciento una que cualquier villarense, cualquier amigo (que tengo los mejores que se pueden desear) me tenderá una mano para levantarme y seguir adelante.

Como no podía ser menos, aquí conocí también a la mejor persona que se haya cruzado en mi vida, muchos de los aquí presentes le conocíais mejor que yo y podréis corroborar mis palabras, estoy hablando de Don Manuel, antiguo párroco del Villar. Este gran hombre dedicó su vida por completo a los demás. Sin duda fue una personal especial, un ser tocado expresamente por la mano de Dios. Sé de buena tinta que tuvo una enorme influencia entre algunos de los aquí presentes. Y no es de extrañar, pues su calidad humana y bondad no conocía límites.

Visitaba varios colegios de Cuenca (entre ellos por suerte el mío) repartiendo su sabiduría, siempre nos daba provechosos consejos y nos ponía videos de sus misiones y su gran labor humanitaria en Perú.

A diferencia de otros profesores, los alumnos estábamos deseando verle, que nos hablara y nos contara sus mil y una historias. Nos partíamos de risa con él. En cada visita que nos hacía yo no perdía la oportunidad y les decía a mis compañeros con orgullo: Don Manuel fue el cura de mi pueblo. A lo que ellos siempre me respondían: ¡Venga Mario, no seas cansino que ya nos lo has contado mil veces!

Permitidme que os relate una anécdota increíble:

Llegadas las vacaciones de verano Don Manuel se marchaba a las misiones y no le veríamos hasta el año siguiente. La noticia corrió por todo el colegio como un reguero de pólvora y cuando Don Manuel bajaba las escaleras del patio, comenzó a salir una autentica marabunta de chavales de todos los rincones de la escuela que nos abalanzamos sobre él abrazándole y vitoreándole como si fuera una estrella de cine. Allí había más de 500 niños rodeándole, nos enganchábamos a su cuello y no le dejábamos andar para que no se marchara tan lejos, y el tan feliz repartiendo sonrisas y abrazos a todos. Es uno de los recuerdos más bonitos de mi infancia (y de mi vida).

Murió mientras ayudaba a los demás. Hasta para despedirse de este mundo fue grande.

En fin, paisanos, solo me resta deciros que aunque no parezcan buenos tiempos para un pueblo humilde como el nuestro, creo firmemente que nuestro Villar seguirá resistiendo generación tras generación la llamada de la gran ciudad, si bien es verdad que cada uno de nosotros tendremos que aportar nuestro granito de arena. Observo la cantidad de jovenzuelos que pululan por nuestras calles estos días y les veo realmente felices, espero que nunca pierdan la alegría y las ganas de acudir a la llamada de sus raíces.



Yo por mi parte puedo decir bien alto que he encontrado en estas nobles tierras el amor y la paz interior. Y es de toda justicia agradecérselo en gran parte a mi gente más cercana. Mi pequeña Patricia con la que tanto he luchado y reído a la vez, mis suegros, mi hermano, toda la vida juntos e inseparables, el abuelo Marcelino y mi tía Palmi, mi segunda madre a la que como no puedo hacer un monumento como se merece, dedico desde aquí el más sentido de mis besos.

Ahora, con el corazón en la mano, a mi gente del otro lado como yo la llamo: por supuesto a mis padres, gracias por todo, y a mis añorados abuelos Joaquín, Angustias y Victoria.







Un abrazo enorme a todos los amigos que son muchos y buenos de mi peña los Gayumbos, a los Golfos, los geniales e insustituibles Tintorros y las gentiles damiselas de las No Problem y todas las demás peñas que dan vida a estas grandes fiestas en honor a nuestra venerable patrona Virgen del Rosario.

Antes de terminar y de que todos nos vayamos a disfrutar todo lo que nos ofrece esta gran noche, quisiera hacer una última parada en una estación muy particular. El cuerpo y el alma me pedían en esta ocasión tan especial para mí, levantar una copa y tomármela con los amigos y grandes amantes de nuestras fiestas que nos dejaron demasiado jóvenes y demasiado injustamente. Maxi, Jose Mari y Juan “Juanacas”, brindo por vosotros, por los buenos recuerdos y vivencias que me dejasteis, nunca os olvidaremos y además todo el mundo sabe que los rockeros nunca mueren.

Tras las risas nocturnas, almuerzo mañanero

¡Vamos pa Madrí y que no pare el Rock and Roll!

¡Ponme un cascabullo sietemesino!

Gracias a todos amigos, a disfrutar de la fiesta y gritemos bien fuerte todos:


¡VIVA LA VIRGEN DEL ROSARIO!

¡VIVA EL VILLAR DE DOMINGO GARCIA!

33 comentarios:

Juncal, tu maese y señor dijo...

De nuevo mil gracias
por rebuscar y colgar fotos pasadas,
parecía yo un rebollón
con ese pelo a lo tazón.

No os perdáis el afoto
esa de blanco y negro
parecen Los Hermanos Dalton
con rayas a lo marinero
y la señorita Clara con puño en alto
¡que parece que no ha roto un plato!

Cuando hicimos la Comunión
mira a Rociíto como la presenció
yo no sabía que el copón
venía vacío, ¿Don Juan se lo bebió?

Lo siento, pero apenas di un sorbo
siempre en cara me echarás
que me atraganté hasta las amígdalas
pero me dio solo para mojar el morro

Que caras de buenacos
luego a ir al bar de Borrica
a reventar los petacos
y a hundir el joystick hasta la barriga

Sixto, del Goyo, veía ya los movimientos
cada vez que algo no cuadraba
salía de la barra
y el nudillo preparaba
y lo ponía "a ciento"
¡no veas cómo picaba!

Las fotos de Jose Mari, tú y Friskas
son todo una comparsa
por los Madriles, con cubaliebres de Kas
seguro que era para ver al Barsa

La de Maxi, muchos años se hizo lo mismo
Ir a Las Guachulay a hacer el guarro
hacer como que doy asco y bomito,
y luego engullir chocolate como un somarro

Qué tiempos aquellos en la Gancha
ya lo dijiste en el pregón
no quiero ya dar más cancha
y destrozar la labor del mentor.

Juan, no te olvidaremos
aunque no llevemos camisetas
como las que hicieron en Fiestas
te llevamos muy adentro.

Sabes que tu familia hizo lo mejor
que es estar en el Villar, con el resto
sabemos que tú lo hubieras hecho
con Ana, Claudia y el pequeño

Siempre habrá alguno, como el Kaimán
que te dé algún recuerdo
si es que todavía me acuerdo
cuando nos pegábamos como un imán
para que nos cantaras las letras de "S.A."
el grupo Soziedad Alkoholika
para los que no lo sepan.

Esas noches de visita a Los Tintorros
Julián, tú y Alberto
con esa música, sin hacer oídos sordos
y de paso contar algún recuerdo
de "¡por qué se ha llegado a esto!"
¡con lo bonito que eran los Barones, Leño
y los Ángeles del Infierno!!!

Julian Javier dijo...

ESPECTACULAR ¡¡

Envidia sana. Los que no tenemos de donde sentirnos y que
hemos pasado tanto tiempo en ningun sitio, lo que mas tememos es no tener
esos recuerdos, por que los que no viven, no pueden recordar.

Yo, mis vivencias las tengo en muchos sitios, lo que no tengo es gente con quien
recordarlas, es lo que tiene la trashumancia que le vamos hacer.

Insisto,mucha envidia

Un fuerte abrazo, AMIGO.

KAIMAN dijo...

Grande Juncal, muy grande. Eres puto amo y señor. Me has emocionado cacho cabrón.

Pero serás cacho maquina… ¡que la hiciste anoche en un periquete!

En cuanto a lo del vino de Don Juan… no intentes meterme “el as por el once”. Sabes muy bien que te bebiste todo el copón poniendo los labios al estilo “colombino”, que es como más cantidad entra en el gaznate. Desde entonces no lo has vuelto a catar, pero aún te dura el pedo cacho rata.

Besos.

Almu dijo...

Primo, aunque me enteré un rato antes de tú aparecer en el escenario, parece que me lo anunciaron, "no dejes de ir al pregón". Anda que si me lo pierdo...... Lágrimas hiciste caer, no solo a los que te escuchaban desde arriba, sino a los que desde abajo te mirábamos. Y que te voy a decir de las fotos que has colgado.... en fín, que sigo emocionada.
Te quiero primo.

LOLA dijo...

Kaiman, Mario... ´no puedo negar que me emocioné tanto cuando me enteré el mismo instante que dabas el pregón (me llamaron mis Guachulay in situ), y como no cuando lo leí... aquí madre y yo echamos un llorete emocionadas, echamos de menos el pueblo y la gente... JURO DESQUITARME POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.
Oye, lo del 32 en chandal....
un beso

KAIMAN dijo...

Gracias por tus palabras prima. Me alegro de que no te lo perdieras y de que pasaras esos días por el pueblo.
Anda que no hemos disfrutado este año en el remolque con los pequeños Antoñete y Sergio, ese par de figuras ya no se lo pierden ningún año.

Yo también te quiero.

Loli, un beso para la jefa, espero verla pronto por el lugar. Me alegro un montón de que os gustase el pregón, tendrá sus fallos y tal, pero desde luego que corazón le puse un rato.

Por cierto lo del chándal en “mita Madrí” no es na. Debajo de la marquesina teníamos la caja de galletas María con el queso, el chorizo y los porrones de vino. La cabra salió corriendo por la Castellana y ya no hemos tenido noticias suyas.

Besazo.

Manolo dijo...

Hola amigo, muy emotivo, con muchos buenos recuerdos y muy bien narrado.

Enhorabuena y gracias por los buenos momentos que nos hiciste pasar en un momento tan especial como es el inicio de las fiestas.

Nos vemos y un besazo a la Patri.

MARY-RO dijo...

Gracias Mario. Gracias por habernos hecho revivir parte de nuestra infancia. Me siento muy identificada con algunos de tus recuerdos.Es lo que tiene haber sido vecinos mucho tiempo.
Gracias por esas palabras que a todos nos emocionaron,porque como dijiste horas mas tarde salieron del corazón, de tu corazón, que a pesar de estar herido, quiso compartir con nosotros tus vivencias y recuerdos.
Gracias por esas fotos que tanto me han hecho recordar: a vosotros de pequeños, a tus padres y tios y a la abuela Angustias, tan buena y divertida como yo la recordaba.
Gracias por acordarte de los que ya ,como tu bien dijiste, se nos fueron bien pronto. Desde arriba sonreirian, y también se emocionarían como el resto de los que estábamos en tu pregón.
Gracias por recordarme como era mi pueblo cuando era niña, y aunque se que para mi el pueblo ya nunca será lo que fue, espero poder transmitir a mi niño ese amor por las raices y ese querer volver allí verano tras verano.
GRACIAS.

Begoña dijo...

Mil Gracias Mario, por saber estar a la altura de la emoción y saber compartir con todos lo que sentías haciendo más grande tu emoción sumada a la de todos los que te escuchábamos. En estos tiempos nos hace falta recordar lo que fuimos… cuando nos juntábamos año tras año en el pueblo y disfrutábamos de meriendas en el deposito, contábamos secretos en el puente grande o jugábamos a contar historias de miedo por la noche. Porque tú historia tiene que ver mucho con la nuestra, con la mía. Por ello, gracias por hacernos retroceder a los buenos momentos compartidos y por poner un alo de magia al recuerdo, y al pueblo. ¡Ojala! Sigamos llevando al niño/a que fuimos con nosotros y sigamos guardando el entusiasmo por reunirnos y la esperanza de recuperar lo perdido. Claro que los del “otro lado” estaban escuchando y celebrando tu pregón y tu recuerdo. El tiempo pasa, los acontecimientos se suceden y el pueblo permanece. Un abrazo a todos.

KAIMAN dijo...

Mari-Ro y Begoña, mil gracias a vosotras por vuestras palabras que me llenan de animo y emocion.

Gracias de todo corazón.

KARLOS666 dijo...

¡¡Gracias, Busí!! Me ha traido grandes recuerdos a la memoría, aunque no soy ganchero, "Soy del otro lado de la carretera", tengo inmensos recuerdos de la Gancha, el Excalectric, el pilar viejo, las heras, la carretera de Bolliga y etc.. ¡Bueno! que sigues siendo el tío más "extrañamente" raro que conozco, creo que estuviste muy solo en escenario, ¡¡Te faltaba tú otro yo!! el "Toni".
¡Un abrazo y mucha Amstel!

El Marqués del Villar dijo...

Como ya te dije en su momento, ¡enhorabuena!

Pepo dijo...

Joder primo,me has dejao otra vez agilipollao......

Que pasada de documento,ademas hoy vuelvo al curro despues de las vacas,imaginate como estoy, con un empane del copón,pero esto ayuda macho¡¡¡

Una pena no poder ir a las fiestas,tenia muchas ganas pero no pudo ser, a ver si el año q viene puedo.

Poco mas, a ver si me centro q "me se cae el mundo encima"..........ah¡¡nuevo disco de los maiden¡¡¡......no esta mal pero me kedo con el 666.........putos amos¡¡

Abrazotes gordos¡¡¡¡

Raquel dijo...

Tus palabras esa noche me llegaron muy dentro, pero ahora leyéndolas acompañadas de esas fotos tan entrañables, vuelven a causarme emoción. Otra vez, felicidades.

SOLETE dijo...

Como no emocionarse cuando las palabras brotan del corazón, de un corazón tan grande y tan limpio de unas personas que ante todo sois buenas, y esas personas sois vosotros Mario, Patricia.
Yo no soy del pueblo pero me considero como tal porque ha sido tan buena la acogida que siempre me han dado que me considero una más de vosotros, aún me acuerdo del primer día que fuí al Villar, iba un poco recelosa y nerviosa porque no sabía como me iban a tratar, pero desde el primer día fuí adoptada con tanto cariño que rápidamente pasé a ser una más, ese primer día lo primero que ví , como no iba a ser así, fue tu casa , Mario y a tí.Como no acordarse de todos los que nos han dejado y cuyas pérdidas fueron dolorosas pero las rememoro con recuerdos alegres ,felices como yo pienso que a ellos les gustaría ser recordados, en ese pueblo que tan felices les hacía y que tanto les echa de menos.
Muchos besos a todos.

KAIMAN dijo...

Muchas gracias Raquel. Con las fotos le da unos puntillos más la verdad.

Solete, gracias por tus bellas palabras. Como tú ya sabes aquí eres una más. Nadie te ha regalado nada, tú has sabido ganártelo en el transcurso de estos años, y para mí y para Patricia al menos, eres una paisana (y amiga ni hace falta que lo diga) mas desde ya hace mucho tiempo.

Yo también recuerdo cuando estuviste en casa y conociste a mis padres. Esos bonitos momentos ya están ahí para siempre y nada podrá robárnoslos. La oración que me dejaste a San judas Tadeo, la guardo físicamente en un cajón y siempre en el corazón.

Besos a los dos y cuidadin con el 11-S. ¡Iros aunque sea en el quad de Billy J.!

Paulina Cerro dijo...

Soy este año Pregonera de las Fiestas de mi pueblo y buscando "ideas" por internet, topé con los pregoneros de Villar...Me los he leido todos...¡Cuanto poeta hay en ese pueblo!...Me han gustado todos.
El tuyo lo lei el primero y me pareció el mejor.
Emocionante y precioso.

¡Enhorabuena!.

Anónimo dijo...

Para poner colofón
al pregón que dijo Mario,
voy a dedicar esta oda
a la Virgen del Rosario.


CANTO A LA VIRGEN DEL ROSARIO

En este bendito día
que se antoja diferente,
te canta toda la gente,
los que viven en el pueblo
y los que estamos ausentes.

Te canta el hombre de campo
cuando empieza a abrir besana;
el canario en la ventana;
el tañer de la campana...
y aunque sea una paradoja
lo que os quiero yo contar,
cantan hasta los tomillos
del cerrillo de Tomás.

Las palomas de la torre,
los gorriones, los vencejos
se bajan al Pilar Viejo,
para alegrar con sus trinos
se reúnen con los tordos
en la Huerta del Concejo.

La naturaleza entera
te requiebra a su manera,
y al la gente del Villar
el alma se nos ensancha,
del "Boleaero" al Santo Cristo,
del Santo Cristo a La Gancha.

Volviendo a Mario...

Del patio de las escuelas
se oyen vítores de Mario
aclamando a nuestro alcalde,
al pueblo y su vecindario,
mencionando a aquellos jóvenes
que hace tiempo nos dejaron;
y a la querida Patrona
el más primoroso "viva"
para que en la adversidad
nos ayude a caminar
por la fragua de la vida.



A Mario de una ferviente admiradora.

kaimanómano dijo...

Como diría alguien que conocemos: graaaande, GRAAAANDE. Y nada de: abaaaaju, ABAAAAAJU.

¿Cómo que geniales e insustituíbles?... eso lo serás tú, gafas.
Pues eso, genial e insustituíble, cómo no. Fue un sermón de los güenos (en el buen sentido, claro) y sin sotana ni ná.

Bonitos recuerdos que aunque no los compartiéramos en la infancia, el ambiente que describiste lo clavaste y creo que es lo que vivimos muchos de nosotros en el Villar siendo unos chicotillos. Te parafraseo: un auténtico placer balsámico...

Y menos mal que paraste en la infancia, que la adolescencia da para varios tomos... y había que incarle el diente a la cena.

Las fotos güenísimas, me abstengo de hacer comentarios que todo el mundo tiene un pasado...

Esos buenos tiempos pasaron, otros buenos tiempos vendrán.

Juncal, tu maese y señor dijo...

Uhhmm Paulina Cerro,
¡qué bien suena!
mejor que la verbena
que hacen en el pueblo

¿Será mejicana?
por lo de Paulina, se supone
de las que bailan sardana
o las que la jota propone?


Gracias por escribir, publicar
por acordarte de los del Villar
y por la labor de esas gentes
remarcar


¡Mira que leerte todas!
menudo incordio
pero habrás aprendido
mogollón de formas
de ver nuestro entorno

Mi querido 666, tiarrón!!!
dónde andabas tú entonces
el día del pregón
¿por ahí blincando y dando voces?

Seguro que al grifo dándole, metiendo el cabezo
no penséis mal, al de la cerveza
bien fresquita estaba en los encierros
qué rica, se olvidaba toda maleza

Parece más tu novia esa nena
sí, tu querida Amstel
no es como la que hubo antes
de negra y larga melena

Y el Kaimanómano de las cavernas
por fin contesta!!!
Qué, estás echando cuenta
o pensado que contar a la parienta?

Y el que a las gachis alimenta
a ver qué inventa
por lo menos ¡intenta!
o es que el Iphón
allí en Castellón
¿no tiene red abierta?

KAIMAN dijo...

Gracias HermOSO, me alegro de que te gustara. Ya echaba de menos lo de la frasecita balsámica, espero que no quede para la posteridad junto a las consabidas: ¿tremenda sorpresa ehhhhhh?, tennnngo sueñoooooo, etc…

Lo de la sotana no pudo ser porque se la deje a un tal Rufús para no ser que de “unas fotos con unas rubias” y aún no me la ha devuelto el vil rufián.

En cuanto a lo de nuestros tiempos de adolescencia, sí que es verdad que si me pongo con ellos, el material superaría en volumen a la enciclopedia británica. Buenos tiempos sí señor, nos hemos reído mas que nadie en el mundo, pocos recuerdos malos tengo de entonces por no decir ninguno, y aunque pasemos menos tiempo juntos como es normal, nuestra amistad sigue vigente que no es moco de pavo. En ese sentido me considero un privilegiado.

Un beso a Miguelín, que ya tiene un pequeño tocayo en la calle Santo Cristo.

Para la señora Paulina, muchas gracias por los halagos y por pasarte por el blog.

Espero, si has dado ya el pregón que te haya ido bien, y si no lo has dado tomate antes un cubo de tila, porque yo por lo menos no he pasado mas nervios en mi vida.
Un abrazo y gracias.

Carlos dijo...

Simplemente...,GENIAL.
Un abrazo.



Pdt: Menos mal que el 6 se declara del otro lado de la carretera y no de la otra acera...

KAIMAN dijo...

Muchas gracias Carlos.

Un abrazo amigo.

El Especialista Mike dijo...

Muy buen pregón, has hecho que yo también me sentara, al menos un ratito, a evocar cualquier tiempo pasado (no sé si mejor, pero está claro que diferente...) y has contribuido a que trajera de vuelta a la primera plana de mi memoria tantos y tantos recuerdos que, independientemente de lugar donde estemos, supongo que todos tenemos en común.

Chapeau!! Un saludo.

Cobretty dijo...

Estimados compañeros y sin embargo amigos

Que sí…, que ya lo sé…, que siempre llego retrasado a contestar en el blog…, pero ha sido hoy cuando he podido sentarme tranquilamente a releer todo.

La verdad es que fue un pregón muy emotivo y que me encantó por el reflejo que cada uno le encontramos. No debe ser fácil exponer sentimientos y sensaciones. Porque eso es para mí lo que significa el ir cada año a mi pueblo: sentimientos y sensaciones. Uno no sabe a veces por qué hace ciertas cosas, pero en la memoria está sin duda todos esos buenos momentos que hemos pasado y que seguimos pasando en el pueblo, a la par de esa sensación cuando tranquilamente paseas por él. Si hay algo parecido a la felicidad son sin duda esos ratos. Bien es cierto que pocas cosas necesitamos para pasarlo bien, pero cuando llego allí se para el tiempo, las cosas materiales sobran y no hay que hacer nada en especial para sentirte bien, con estar allí me vale.

Sin duda, que echamos de menos a mucha gente, pero tened en cuenta que con el recuerdo de ellas nunca nos lleva al olvido.

“Genial e insustituible”, eso eres tú Mario…

Besos, salud y buenos alimentos

Cobretty

PD. No te preocupes que Toni, el Oso y tú ya estáis catalogados como “estrellas del rock”

Anónimo dijo...

Cuantas veces te habré dicho que no hay palabras para describir ciertos sentimientos... Pues ya ves, pasan los días y soy incapaz de expresar lo que sentí según iba escuchando aquel torrente de emociones.
He escrito mil veces en mi mente cosas que te quería decir, pero siempre se quedaban cortas, inexpresivas, sin llegar a contar ni un ápice de lo que deberían. Así que, tendré que conformarme con lo que salga...
Me alegro tanto de formar parte de tí, que todo mi afán es seguir tejiendo esa vida con vosotros que a pesar de todo lo amargo, se nos endulza por el "simple" hecho de querernos tanto.
Gracias otra vez por estar siempre.

Clara.

P.D.:Bien seguro puedes estar que aquellos minutos se quedarán para siempre conmigo. Inolvidable.

hanna dijo...

es muy bonito lo que decís de las madres, o de tu madre.
esas mujeres si que son especiales..
saludos desde:
caminandoporeltecho.blogspot.com

KAIMAN dijo...

Gracias Cobretty. Aunque el vil Juncal te de caña, tienes que comprender que esperabamos con ansiedad el comentario de nuestro "sensei" y guia espiritual.

Un fuerte abrazo amigo.

Para ti Clara, como tu bien has dicho poco más nos queda ya que decirnos, pues las palabras siempre se quedan cortas.

Te quiero infinito.

Anónimo dijo...

...y yo a tí infinito elevado a infinito de los infinitos...
¡y te gano!

Anónimo dijo...

hola kaiman! si no sabes quien soy te dire que soy syst. solo decirte que debido al cierro del foro de sly, hemos quedado en reunirnos en el foro de barney sly de clint eastwood para ver que hacemos.

te dejo el link. saludos.

http://clinteastwood.foroactivo.net/

oscrisan dijo...

Hola muchacho!!!

Maria Jose, Blas y Oscar os mandamos muchos besos y abrazos.
Nos han encantado las fotos y nos han recordado tan buenos momentos en El Villar.

Os queremos!!!

Anónimo dijo...

como ves cada vez que leo o repaso tu pagina hay muchas momentos que me hacen emocionarme por tus tiernas palabras y que al final todo tendra una recompensa feliz

Anónimo dijo...

como ves cada vez que leo o repaso tu pagina hay muchas momentos que me hacen emocionarme por tus tiernas palabras y que al final todo tendra una recompensa feliz mar